Carlos Fernández del Ganso

 Médico Psicoanalista del Grupo Cero


telefono91 883 02 13 - 676 242 844

Carlos Fernández del Ganso

Carlos Fernández del Ganso

Domingo, 22 Mayo 2016 19:03

Terapia presencial, telefónica y online

Terapia presencial, telefónica y online


El avance de la tecnología nos permite consultar datos, buscar información y también realizar tratamientos psicoanalíticos sin necesidad de desplazarse a la consulta del profesional.

Los resultados son tan eficaces y equivalentes como la terapia presencial debido a que la herramienta de trabajo que se precisa es la palabra (hablada o escrita) en la asociación libre del campo transferencial.

Tanto vía mail, telefónica o por videoconferencia los pacientes que (por viajes de trabajo, urgencia domiciliaria o el ahorro de tiempo en los desplazamientos) utilizan la tecnología para psicoanalizarse, suelen repetir esta modalidad.

La discreción del tratamiento y el secreto del código deontológico, más allá del respeto al paciente, representan una ética en el ejercicio y cuidado del profesional.

Desde que la tecnología llegó a nuestros hogares y lugares de trabajo se produjo un ahorro en el tiempo de producción de nuestro devenir cotidiano.

Para contratar se requiere una Entrevista Previa que se puede realizar a través de nuestro correo electrónico, en ella evaluaremos la modalidad de terapia en cada caso singular.

skype  Teléfono 91 883 02 13

 

 

 

Domingo, 22 Mayo 2016 19:03

¿Por qué Nosotros?

¿Por qué Nosotros?

Hay tres argumentos científicos que nos avalan:

A) Toda enfermedad presenta una fachada y una estructura de base o una etiología y un proceso de enfermar. Los síntomas de fachada pueden cambiar sólo con apoyo psicológico pero la estructura de base precisa una psicoterapia de los mecanismos psíquicos que son inconscientes, para lo que se precisa psicoanálisis.

B) El segundo motivo es que no hay dos dolencias iguales, con lo que cada caso precisará un tratamiento (psicológico y/o farmacológico) diferente tanto en la duración de las sesiones como el tipo de psicoterapia. La formación médica y psicoanalítica nos permite atender lo somático y lo psíquico.

C) El tercer, y tal vez más importante, argumento es la exquisita formación que se precisa por parte del profesional para atender los casos clínicos de los pacientes, pues hay que considerar también los aspectos sociales de toda dolencia. Y formar parte de una Escuela de Psicoanálisis, estar colegiado en Madrid, trabajar con las Instituciones y publicar lo investigado donde se exponen los resultados del trabajo, permiten a los profesionales de la salud dispensar el mejor tratamiento posible en cada caso.

Así cómo la juventud es una riqueza social, la vejez es nuestro futuro y la edad adulta es un presente que debemos cuidar. Atendemos todo tipo de patología y cualquier edad. 

Solicítenos información.


Un equipo multidisciplinar de profesionales conforman el Departamento Clínico Grupo Cero desde 1981 en España.

 

 

Martes, 03 Mayo 2016 13:18

La salud de los profesionales

Los profesionales de la salud, comunicación, derecho, ingeniería, economía, educación y los artistas en general, suelen cuidar especialmente su profesión y cuerpo, pero suelen descuidar su estado anímico. Cuidan el cuerpo biológico pero descuidan el cuerpo psíquico y este desequilibrio, conlleva consecuencias, pues el aspecto exterior se genera inconscientemente.

La salud es una producción. No hay salud innata o natural (el recién nacido no cuenta con un sistema inmunitario maduro o suficiente, las vías nerviosas no están recubiertas de mielina, la musculatura no puede responder con actos adecuados, los huesos no pueden sostenerle, no puede ver ni fijar la mirada…)

Todo se construye, la salud también. Todo se construye, la enfermedad también.

Se puede padecer una enfermedad con salud o se puede padecer una enfermedad sin salud. El pronóstico y el modo de vivir la enfermedad difieren según sean los criterios de salud y enfermedad que nos piensan y se manejen.

Quiero decir que la salud no es lo opuesto a la enfermedad. Lo contrario de enfermedad es la sanidad (prevención y tratamiento de lo infecto-contagioso). Así se relaciona “sanidad y consumo”, sin embargo “salud se articula con producción”

Martes, 03 Mayo 2016 13:08

Hispertensión Arterial

La hipertensión arterial, es uno de los problemas de salud pública más importante en los países desarrollados. Es una enfermedad frecuente, muchas veces asintomática, fácil de diagnosticar pero en ocasiones difícil de tratar.
La mayor parte de los casos (90% - 95%) la causa de la Hipertensión Arterial es desconocida, llamándosela Hipertensión Idiopática o Esencial. Del 5 al 10% restante presenta una causa específica que suele corresponder con patología: cardiaca, renal, endocrina o neurogénica.
Todos los textos especializados destacan que el 95% de los pacientes reciben un tratamiento empírico o sintomático, es decir destinado a disminuir las cifras tensionales sin valorar al sujeto que padece el cuadro y que circunstancias pueden acompañarlo.
El pronóstico de esta dolencia es fundamental, ya que afecta a diferentes órganos pudiendo llevar incluso a la muerte, con lo que el tratamiento correcto mejora el pronóstico de la enfermedad.
Queremos llamar la atención sobre el dato que remarca el desconocimiento de las causas en el 90% de los casos y a lo frecuente que resulta encontrar en consulta el relato por parte del paciente de situaciones diversas con la coincidencia general de: nerviosismo, estrés, ansiedad, exceso de responsabilidad en el trabajo, manifestaciones todas ellas de sentimientos inconscientes de culpa, que hablan en todos los casos de una problemática psíquica, la mayor parte de las veces no tenida en cuenta en el tratamiento, ya que la terapia farmacológica (necesaria por otra parte) y la dieta que se indica, no alcanza para atender el conflicto anímico presente en el 90% de estos pacientes.

A principios del siglo XIX, la Medicina comienza a estudiar y considerar la influencia de las “pasiones sexuales” en el proceso de enfermar de patologías como el cáncer, la tuberculosis, la epilepsia…(afecciones de origen desconocido en aquella época) cuyo pronóstico era fatal.

En ese momento se consideraba el cuerpo bajo el prisma de una relación dual: real e imaginaria. Real en base a la experiencia de lo visible, palpable y cuantificable. Y lo Imaginario (imagen) en base al determinismo de lo anímico a lo somático. De modo tal que hace dos siglos lo conocido (por los órganos de la percepción) era lo palpable y a lo desconocido (material) se le atribuía una localización y ésta posiblemente se ubicaba en el cerebro.

La conciencia era el centro de todo lo psíquico y, sólo le interesaba a la filosofía, pasando los médicos a investigar las pasiones sexuales con la metodología de lo real y lo imaginario (lo que se tocaba y cuantificaba es lo que existía).

En la facultad de medicina se estudia y transmite el concepto de cuerpo en las materias de anatomía comparada, fisiología e histología. Y desde esa articulación se conoce como funciona esa compleja y perfecta máquina que es el cuerpo humano. No por casualidad las primeras asignaturas que se imparten, son aquellas que competen con la descripción y funcionamiento “normal” del cuerpo humano. Después se estudia lo “patológico”. Los conocimientos psíquicos recaen sobre la psicología médica, cuya referencia al cuerpo es un elenco de descripciones sobre la psicopatología de la conciencia, atención, orientación temporo-espacial, memoria, afectividad, percepción, pensamiento, psicomotricidad…

Martes, 03 Mayo 2016 12:51

Clinica de la Histeria

Hablar de la histeria es hacerlo de los deseos insatisfechos, esa peculiar manera de posicionarse el sujeto frente a su verdad que corresponde con una estructuración clínica en el que interviene un mecanismo psíquico descubierto en el año 1895.

Desear se desean deseos. Por sujetos del lenguaje, todos poseemos la capacidad de hablar. Si el que habla es un sujeto deseante, es decir implicado en su vida cotidiana como protagonista, producirá efectos en la realidad que dicen de él.

En la clínica de la histeria se presenta un cortejo sintomático dramatizado e inconsciente para el propio sujeto. Es decir se dramatiza una historia en una personalidad disociada: hay una que no sabe del sexo (sexualidad reprimida) y hay otra que dramatiza el aspecto sexual disociado.

Ella no sólo representa la belleza, embelleciéndose para otros. Su padecimiento no es por fea, ella no padece de eso, sino que padece de que lo bello está fuera de ella. Lo bello en una histérica nunca puede estar asociado a lo genital y así el problema es con la belleza en el orden del deseo, es decir estético.

Ella seduce, dramatiza para atraer lo bello fuera de ella y lo bello que ella atrae con su seducción lo transforma en feo y lo rechaza con su frigidez. Lo que ella seduce y atrae del exterior generalmente es un hombre que quiere sexo.

Martes, 03 Mayo 2016 12:47

Depresión y Cáncer

“Ya voy a ser vencido. Lo se.
Contra la noche saturada de estrellas nada puede mi cólera”

Germán Pardo García

No hay nada que no esté estructurado por las leyes del lenguaje.

Es en la segunda mitad del siglo XX, cuando las técnicas de biología molecular permiten examinar directamente el DNA y las alteraciones en la replicación del mismo. Alteraciones que suceden con mucha frecuencia, a modo de lapsus, equivocaciones en la lectura y escritura de los cromosomas replicados. En condiciones normales, las células hijas que portan un material genético alterado y mutado son retiradas de la circulación y destruidas por el sistema inmunitario. Sin embargo hay situaciones donde este sistema de defensa no funciona adecuadamente.

Todo un conjunto de avances ha permitido afirmar que el cáncer es fundamentalmente una enfermedad genética. Diversas alteraciones, ya sean mutaciones recesivas, dominantes, reacoplamientos de DNA, mutaciones puntuales…pueden alterar la función bioquímica de los genes afectados.

Destacan los oncólogos que el cáncer no es una enfermedad hereditaria en la gran mayoría de los casos. Las alteraciones genéticas asociadas a tumores son casi siempre de tipo somático, es decir, se adquieren durante la vida del individuo y no por herencia.

Martes, 03 Mayo 2016 11:50

La sexualidad es inconsciente

La sexualidad es un concepto novedoso, si consideramos que la teoría sexual donde se formula cómo amamos y qué deseamos se produjo, hace poco más de cien años (1905) Tal vez por eso se sigue confundiendo lo sexual con lo genital, o se piense que los niños carecen de sexualidad o pidamos amor cuando queremos sexo.

La sexualidad es tan natural como la inteligencia o el odio. Es decir todo, absolutamente todo, se construye (todo es artificial en el humano) y cuando le ponemos al crecimiento: vergüenza, pudor o repugnancia, estamos hablando de moral en lugar de la ética del deseo.

Es diferente la regulación de los modelos ideológicos del estado, aquellos que dictan los que está bien y lo que no es políticamente correcto, aquellos que transmiten cómo hay que amarse, en que momento hay crisis sexual o qué barbaridades realizar para hacerse famoso. El erotismo es totalmente diferente de la pornografía, sin embargo se transmite perversamente a la población, una confusión incestuosa, a través de los medios de difusión.

Modelos ideológicos de los que no podemos escapar, como tampoco se puede negar el gran poder de la especie muy superior al deseo del sujeto, ya que la especie impone la reproducción para perpetuarse, no importándole de qué manera se consigue o que lo ocurre a los sujetos en ese proceso. En 1905, el doctor Sigmund Freud, escribió “Tres ensayos para una teoría Sexual”. Ofreció respuestas que el hombre llevaba preguntándose desde que existe la escritura. Antes de la escritura no se puede saber, que le pasaba al humano (hablamos de prehistoria), y antes de hablar no se puede saber que desea el amante, después tampoco. Por hablante se sabe que hay una demanda, un pedido deseante y, no se trata de saciar, sino más bien de poder desplegar el deseo.

Martes, 03 Mayo 2016 11:42

El sentimiento de culpa inconsciente

A veces “sentimos culpa”, nos sentimos mal con nosotros mismos y no hay motivos racionales y conscientes para ello; sin embargo lo vivenciamos como real, cómo si hubiésemos cometido algún delito del que nada recordamos.

Hay una memoria que nunca olvida y es inconsciente, así como inconsciente es el sentimiento de culpa que pide sanción para ser calmado.

Todo en el humano se construye, nada es absoluto, ni perfecto, ni completo. Lo original está siempre en un texto. Es decir todo, por humano, es precedido por el lenguaje, tocado por la palabra, todo es finito y los límites permiten que se despliegue la humanidad posible que cada humano sea capaz de producir con su trabajo.

El hombre es escritura y tiempo. Las diferentes dimensiones del amor y del odio, están escritas en algún libro. Nuestras acciones y pensamientos no son exclusivos de ningún “Yo”. Siempre hay una teoría que da cuenta del proceder humano, de sus pensamientos y de sus acciones. Así como hay una teoría que da cuenta de la economía política o de las leyes de la escritura. Y aunque se desconozcan dichos conceptos, aunque no se hayan leído esos libros; la teoría científica explica los mecanismos de toda acción, y desde ahí podemos dar cuenta de qué ideología, anida en cada humano.

Martes, 03 Mayo 2016 11:39

Miedos y Fobias

El miedo es constitutivo, es un límite de lo humano. Los “miedos” sin embargo hablan de un conflicto anímico en la aceptación de las carencias, que por nacer de humanos, señalan que el semejante no me pertenece, que al otro nunca se le puede “tener”, ni se puede “ser” lo que le complete. Nacemos de padre y madre, nacemos carentes y somos deudores de una muerte segura.

Una de las maneras de resolver este conflicto son las fobias, que hace siglos fueron pensadas como degeneración mental o alteraciones en la función del sistema nervioso. Posteriormente con el descubrimiento del mecanismo psíquico y la etiología de esta afección clínica que denominamos fobia, se posibilita un tratamiento eficaz de la fobia y de la angustia concomitante que siempre le acompaña. Hoy sabemos los especialistas que no existe degeneración mental y forman parte de la neurosis.

Hay dos grandes grupos de fobias que se diferencian por el objeto de la angustia: a) las comunes, miedos exagerado a cosas a lo que todo el mundo teme algo, como la noche, la muerte, las serpientes…) las fobias ocasionales en las que emerge una angustia en circunstancias especiales que no inspiran temor al hombre sano, así la agorafobia y las demás fobias de locomoción. En este segundo caso el paciente evita cuidadosamente las situaciones en las que surge el estado afectivo de la angustia.

Dr. Carlos Fernández del Ganso

 Médico Psicoanalista del Grupo Cero

 Currículum Vitae
Libros y Publicaciones

 

¡Atención! Este sitio usa cookies.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más Acepto

 social-facebook social googlesocial youtubesocial linkedin

 

PayPal logo 
Puede pagar aquí la sesión on-line o telefónica