DOCENCIA

PUBLICACIONES

 
 
 
 
 

 

PRESENTACIÓN DEL LIBRO

POETAS DEL FUTBOL

Alcalá, 16 de octubre de 2010


Amelia Díez Cuesta presentando el libro
"Poetas del fútbol" de Carlos Fernández del Ganso

Carlos Fernández, médico y psicoanalista, trabajador del campo de la salud, la educación y el deporte, desde hace más de 25 años, publica desde 1995.

Publicar es el momento de concluir un libro, y el momento de concluir es el momento en que un libro comienza a existir.

El libro que hoy se presenta está estructurado en tres apartados desplegados en libertad, unidos y anudados por el título del libro que coincide con la segunda parte, poetas del fútbol, en tanto el autor habita en el pensamiento que estructura el verso de Miguel Oscar Menassa: “Si es posible el poema, es posible la vida”, es decir que la poesía es la fuente de la historia, también la historia del fútbol, por eso que es ahí donde Carlos Fernández pone el tiempo para comprender la historia del fútbol.

En el primer capítulo están las historias del fútbol, la pluralidad de historias, 44 lecciones en forma de 44 preguntas y sus 44 respuestas, donde nos presenta el fútbol y nos dice que el fútbol comienza en un momento determinado, que a su alrededor se producen organizaciones sociales, que se va haciendo internacional, que los jugadores también se hacen, y es importante considerar que el psiquismo del futbolista interviene en sus realizaciones y en sus no realizaciones, que los proyectos son más productivos que las ambiciones, que el fútbol es un hecho grupal y cultural, que ha producido su propia prensa, que ha llegado a formar parte de los ideales nacionales, que es un deporte, un juego y un negocio, y así hasta 44, donde se destaca principalmente la intervención del psicoanálisis en todas sus producciones y también en el cómo intervenir ante los obstáculos.

En el segundo apartado, Poetas del fútbol, nos muestra que la escritura forja la realidad y también sus leyendas, en este caso la cultura del fútbol.

En la común propiedad cultural de bienes materiales e ideales, está el fútbol, donde se muestran la pequeñez de lo grande y la grandeza de lo pequeño, el juego limpio y el juego sucio, el amor y el odio en todo su apogeo, lo grupal y lo individual, a veces trabajando en la misma dirección y otras en una clara oposición, donde entra en juego lo reprimido y lo idealizado presente siempre en todos los actos humanos.

Carlos Fernández se hace acompañar por los poetas para pensar el fútbol y por el psicoanálisis, porque esa es su formación, su elección de pensamiento, y así leemos que Pasolini dijo que el goleador es un poeta, y Camus que el fútbol le enseñó lo que era una moral, lo que eran las obligaciones de los hombres.

Carlos Fernández ha hecho un estudio acerca de la construcción de la cultura del fútbol, y nos dice que “Son innumerables, los cuentos, las novelas, obras de teatro y cine que dan cuenta (y construyen) este fenómeno social”. Mario Benedetti , Vinicius de Morales, Günter Grass, Pablo Neruda, Camilo José Cela, Horacio Salas, Rafael Alberti, Miguel Hernández, Gabriel Celaya, Zito Lima, González Tuñón, Baldomero Fernández Moreno, Gerardo Diego, Alejandra Menassa, Carmen Salamanca, el mismo Carlos Fernández, y otros muchos, son los que prestan su pluma y su pasión por la poesía al fenómeno fútbol, haciendo la historia.

En la tercera parte del libro nos encontramos con una entrevista a Alfredo di Stéfano, maestro y trasmisor del fútbol, culto y pensador, y las inteligentes preguntas de Carlos Fernández, nos acercan aún más al fenómeno fútbol. Y en la conversación se van produciendo frases que indican que el futbol es un arte, cuando escuchamos decir que “No hay nada escrito…es una inventiva del individuo”, no se puede copiar, “no lo puede repetir nadie”, “el jugador se hace”, “no es aconsejable enamorarse de la pelota”, “la droga te puede dar fuerza o quitártela”, “la picardía, la habilidad, la viveza y todo eso que confluyen en un individuo, no te lo puede dar la droga”, por eso que Di Stéfano aconseja los controles de dopaje para la salud del jugador y la familia, pero “para jugar al fútbol, no le hace nada, no le ganan a nadie…, la potencia, la fortaleza se gana entrenando, con esfuerzo”. La entrevista nos muestra que Di Stéfano, ha sido y es un lector, un trabajador, incansable.

Recibir es el primer tiempo de la generosidad y este libro es el tiempo de la entrega, por eso que podemos agradecer al doctor Carlos Fernández este libro, este trabajo realizado. Gracias.

Amelia Díez Cuesta
Psicoanalista del Grupo Cero